Templo de Chavín de Huantar

Está ubicado a 3185 m.s.n.m. Ocupa un área de 45 000 m2. Se llama así porque anteriormente pertenecía como caserío al distrito de Huantar, posteriormente se creó el distrito de Chavín.

Las descripciones más importantes corresponden a Charles Wiener (1880) y Ernst Middendorf (1893 – 95). Los trabajos empezaron en 1919 con Julio C. Tello, sin embargo en 1945 un aluvión cubrió el sitio, por lo que entre 1955-65 se hicieron trabajos de limpieza que estuvieron a cargo de Marino Gonzáles.

Chavín se ubica en un “tinco”, en la unión del río Mosna y Huacheqsa. Su abandono se dio antes de la era cristiana, posiblemente luego de un desastre asociado con el Niño. Luego fue ocupado por pobladores de la cultura Huaraz y Recuay.

Portada del templo de Chavín de Huantar

ARQUITECTURA:
El templo está dividido en diferentes sectores:

Sector Norte; cubre un área de 90 por 45 metros y consta de dos plataformas superpuestas. En su cima existía una capilla cristiana que Julio C. Tello transformó en museo y luego el aluvión de 1945 lo destruyó.

Plaza Circular; tiene 21 metros de diámetro. En el piso hay una serie de canales. Hay también evidencias de construcciones posteriores pero de tosca arquitectura.

Pirámide Tello; considerada como una construcción tardía. Fue barrida por el aluvión.

Plataforma Norte; Muy destruida y difícil de precisar su forma. No tiene pasajes.

Plataforma Sur; también muy destruida.

Plaza Cuadrada; tiene 47 por 49 metros de extensión. Esta plaza con la portada del Castillo guardan un eje casi perfecto.

EL CASTILLO: esta parte tenía dos columnas y el exterior decorado con cabezas clavas. Mide 70 por 72 metros, su altura es de 10 metros. Está construido de piedra y barro con pasajes internos.

Consta de tres escalones. El primero es de piedra burda o pachilla, el segundo tiene piedras enchapadas y el tercero se compone de piedras que van decreciendo. Las esquinas que flanquean las escalinatas eran de piedra granítica de gran dureza.

Las graderías estaban hechas de piedras blancas y negras. La única cabeza clava está en el lado oeste.

Plaza de Chavín de Huantar

El Lanzón: A este sector, John Rowe le llamaba Templo Viejo (1962), tiene al frente un patio circular.

Los pasajes internos y plataformas habrían representado la dualidad. El día y la noche. Aves : Día y Felinos : Noche.

Federico Kauffman sostiene que no hubo un templo viejo y un templo nuevo, sino que todo fue planificado como un conjunto único.